Skip to content
 

Enquisas

Para superar a crise...
 
La necesidad de crear áreas marinas protegidas PDF Imprimir Correo-e

El mar recibe un trato muy diferente al que se ha venido dando a la superficie terrestre en términos de conservación. Después de tres años de trabajo, WWF/Adena ha presentado una propuesta de los 20 paraísos submarinos a los que se les debe otorgar protección efectiva inmediata. Tres de ellos se sitúan en Galicia: Banco de Galicia, Ría de Arousa y Costa da Morte.

Un artículo de Raúl García, responsable de pesca de WWF/Adena.


Los océanos son la última gran reserva de vida salvaje del planeta, la única frontera que le queda al ser humano y quizá la última oportunidad para demostrarse a sí mismo que es una especie racional. Pero los datos no dejan lugar a dudas y nuestros océanos sufren una extinción masiva de especies. Según James Leape, Director General de WWF, el 90% de los grandes peces (atunes y tiburones) y cetáceos han desaparecido en el último siglo.

amp_colacachaloteEl 80% de las especies conocidas son terrestres. Este enorme desconocimiento del medio marino, debido en gran parte a la sorprendente carencia de estudios e investigaciones específicas de los fondos oceánicos, no les exime sin embargo de peligros, ni les hace exentos a las graves consecuencias que el descontrol de infinidad de actividades humanas, como el que la destructiva pesca de arrastre  ejerce sobre ellos, pudiendo llegar a destruirse en cuestión de horas valiosos ecosistemas que han tardado siglos en constituirse y que cumplen un papel fundamental en la dinámica de funcionamiento de las profundidades marinas. Por eso proteger un área marina significa no sólo salvaguardar la pesca comercial, también implica asegurar el futuro de todos los organismos que la habitan.

La Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible (Johannesburgo, 2002) destacó la necesidad de promover la conservación de los océanos, así como el mantenimiento de la biodiversidad de destacadas áreas marinas vulnerables, incluyendo las situadas más allá de los límites de la jurisdicción nacional para 2012. En el Convenio para la Protección del Medio Marino del Atlántico del Nordeste (OSPAR, junio 2003) hubo un compromiso de los Estados miembros para completar en 2010 una red de AMP bien gestionadas que, junto a la red Natura 2000, fueran ecológicamente coherentes.

La diversidad marina española y sus amenazas

A pesar de que España es uno de los países más ricos de Europa en términos de biodiversidad marina, con 43 islas e islotes, es muy poco lo que conocemos acerca de nuestros mares y sus pobladores. Aunque ya hemos perdido mucho, los fondos marinos de nuestro país aun conservan magníficas praderas de posidonia y sebadales, bosques de gorgonias, bancos de arena, cuevas, fondos de Maërl, montes submarinos, increíbles bosques de laminarias atlánticas o bancos de corales profundos que forman magníficos ecosistemas que dan sustento a una importante vida marina y permiten fructíferas actividades económicas.

{quotes} Las áreas marinas protegidas en España resultan abrumadoramente escasas en número y extensión si las comparamos con el vasto territorio acuático que abarcan sus lindes, existiendo en la actualidad 38 áreas de las que sólo 13 podríamos considerar propiamente como marinas (el resto corresponden a espacios terrestres y costeros).{/quotes} Hay también 10 Reservas Marinas de interés pesquero para preservar las especies y las pesquerías con interés comercial, pero que tienen la conservación de la biodiversidad como un objetivo secundario, y sólo cuatro de las trece áreas que conforman la Red de Parques Nacionales incluyen alguna zona costera o marina hasta un máximo de 1 milla náutica (Doñana, Cabrera, islas Atlánticas y las playas de Timanfaya). En esta situación, menos del 1% de la superficie del Mediterráneo se encuentra amparada bajo alguna figura de protección, y el escenario es aún peor en el Atlántico.

Por si esto fuera poco, la salvaguarda de la excepcional biodiversidad de nuestros mares se ve agravada por la carencia en España de una legislación específica en materia de protección de espacios marinos que refleje las singularidades del mar, algo que en WWF/Adena consideramos debería ser un paso clave y prioritario en el camino hacia una protección efectiva de nuestros océanos.

Con esta iniciativa, en WWF/Adena pretendemos impulsar el establecimiento para 2020 de una Red de Áreas Marinas Protegidas (AMP) viable y bien gestionada que cubra al menos el 10% de los océanos. La propuesta en cuestión, resultado de años de dedicación y un exhaustivo trabajo que ha  contado con la desinteresada participación de un prestigioso grupo multidisciplinar de reconocidos expertos e investigadores del medio marino, plantea conservar 20 áreas marinas representativas en su conjunto de la extraordinaria riqueza natural del amplio y variado mosaico de paisajes marinos españoles.

Nuestros tesoros submarinos

El mar está lleno de tesoros, muchos desconocemos que los corales no sólo se encuentran en los trópicos. {quotes}En las zonas profundas de nuestros océanos podemos descubrir auténticos jardines de coral, que nada tienen que envidiar a sus parientes tropicales.{/quotes} Estas bellas colonias tienen un crecimiento extremadamente lento, apenas unos milímetros al año, pero pueden formar arrecifes de miles de kilómetros. Por ejemplo, en el banco de Galicia o al norte de Gran Canaria podemos encontrar arrecifes vivos.

Otro de los tesoros submarinos destacados en este trabajo son los cañones submarinos que al igual que los ríos terrestres, transportan sedimentos y materia orgánica desde sus cabeceras hasta encontrarse con el mar. La plataforma continental marina está surcada por grandes y abruptos valles  formados por las corrientes marinas. Los cañones transportan materia orgánica desde las aguas superficiales hacia las profundas llanuras abisales y tal concentración de alimento es aprovechada por animales como la gamba roja, por especies de pequeños pelágicos como la anchoa y por numerosas aves y cetáceos.

Pero no sólo se ha prestado atención a las especies bentónicas o de fondo, también se ha tenido en cuenta el ambiente pelágico, la columna de agua que se diferencia como los pisos de un gran rascacielos. En el mar abierto se agregan depredadores superiores (tiburones, cetáceos, túnidos...) que condicionan todo el sistema, grandes migradores que desgraciadamente son las victimas objetivo de la pesca industrial. Ésta ha provocado, en la última mitad del siglo XX, una drástica reducción de las poblaciones de especies tan fundamentales para el mantenimiento del ecosistema como el pez espada, el atún, el bacalao o la merluza.

Red Representativa de AMP en España y Zonas Marinas Prioritarias para WWF/Adena

En el año 2002, apoyados por la Fundación MAVA, iniciábamos nuestro proyecto sobre AMPs en España. Nuestro objetivo era detectar los puntos más importantes de diversidad biológica en el litoral y aguas marinas abiertas, e identificar  aquellos espacios que por su singularidad deberían ser protegidos de manera integral por la administración. Gracias al conocimiento de 38 científicos y conservacionistas ha sido posible culminar esta meta, identificando un total de 76 áreas prioritarias para su conservación en el ámbito litoral y marino español.

Para la selección de áreas se ha perseguido en primer lugar la representatividad de las zonas, y para ello hemos catalogado las subregiones marinas, es decir diversos paisajes que diferencian unidades a modo de diferentes provincias marinas, por ejemplo la llamada "pluma deltaica" que es el espacio diferenciado submarino frente al delta del Ebro de oceanografía muy diferenciada respecto a sus provincias vecinas al norte y sur. Y en segundo lugar, hemos buscado garantizar la integridad ecológica de las zonas. Como se aprecia en los mapas, los lugares seleccionados ocupan grandes espacios porque queremos que nuestra red conserve los procesos ecológicos que mantienen sanos a los diferentes ecosistemas.

amp_cartela2

 

Se trata de espacios relativamente bien conservados, representativos de la extraordinaria riqueza marina de nuestro país, y de gran importancia desde un punto de vista ecológico, biogeográfico, económico y social.

WWF/Adena ha priorizado sobre las áreas representativas una selección de 20 zonas que por su importancia biogeográfica y ecológica estima no están suficientemente protegidas: 20 paraísos marinos de altísimo valor e importancia ecológica, actualmente amenazados, y que requieren de urgentes medidas de regulación dirigidas a evitar el avance de su deterioro.

{quotes}El establecimiento de AMPs en las zonas propuestas contribuiría sobremanera a conservar una parte importante del patrimonio natural litoral y marino de nuestro país, procurando la conservación de una alta diversidad de hábitats y multitud de especies emblemáticas, propiciando asimismo la recuperación de ecosistemas claves afectados a consecuencia de una excesiva y descontrolada presión humana.{/quotes}

Tal y como afirmara públicamente la Ministra de Medio Ambiente, Dña. Cristina Narbona, quién acudió a la presentación de esta Red, "no es prudente esperar" para poner en marcha esta propuesta dirigida a preservar la riqueza marina, recordando que su departamento ha solicitado ya un informe al Consejo de Estado sobre la responsabilidad en aguas marinas exteriores a fin de iniciar futuras gestiones dirigidas a proteger espacios marinos más allá de la plataforma, entre otros el banco de El Cachucho entre Asturias y Cantabria.

En WWF/Adena seguiremos trabajando para que las Administraciones competentes se comprometan firmemente en la conservación de los ecosistemas marinos, para que se aclare la indefinición legal y se busque un instrumento legal claro que permita proteger el mar de forma coherente y así lograr que las áreas marinas definidas en nuestra propuesta de Red Representativa sean eficazmente protegidas.

 

 

 

Para saber más:

Web de WWF/Adena sobre la Red de Áreas Marinas Protegidas en España 

 

 
< Ant.   Seg. >