Skip to content
 

Enquisas

Para superar a crise...
 
El hambre aumenta en todo el mundo... también en EEUU PDF Imprimir Correo-e

food-first.jpgActualmente se padece más hambre en el mundo que en cualquier otro momento de la historia. Sin embargo, se produce comida suficiente y las corporaciones agroindustriales tienen ganancias récord. Un artículo de Eric Holt-Giménez, del Instituto Food First.

En noviembre pasado se publicaron dos informes sobre la crisis alimentaria, los cuales son alarmantes. El del Departamento de Agricultura de Estados Unidos de América (USDA) señala que la inseguridad alimentaria aumenta y que uno de cada siete estadounidenses no ha recibido alimentación suficiente durante el presente año. La Declaración de la Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria en Roma indica que actualmente se padece más hambre en el mundo que jamás en la historia. Impresiona el paralelismo de la situación del hambre en el mundo y el hambre en Estados Unidos de América (EUA).

producion_mundial_de_alimentos.jpg

En 2008 la cantidad de personas hambrientas en el mundo aumentó el 15%, siendo más de un billón de personas. En EUA, aumentó el 13%. Aproximadamente 50 millones de personas padecen hambre.

La pregunta es ¿por qué la población del país que más producción agrícola genera en el mundo padece hambre? Y más importante aún es preguntar ¿qué hará el gobierno ante esta situación?.

La inequidad crece desmesuradamente. Actualmente en el mundo se produce 1.5 veces la cantidad de comida requerida para alimentar a la población mundial; pero no hay reservas y el precio de los alimentos es demasiado alto. Al mismo tiempo, las corporaciones agroindustriales y de comercio tienen ganancias récord. Archer Daniels Midland (ADM), Cargill, Monsanto, General Food y Wall-Mart aumentaron sus ganancias en 2008 de 20 a 86%; y la empresa Mosaic, subsidiaria de Cargill que produce fertilizantes químicos, tuvo un incremento de ganancias de 1200%.

Los trabajadores del sistema alimentario de EUA, que conforman el 18% de los trabajadores, sufren la injusta inseguridad alimentaria. Ellas y ellos, quienes trabajan en el campo, quienes acarrean pesados paquetes, procesan, empacan, distribuyen, venden y sirven la comida, son los trabajadores con un menor salario. Por ello son obligados a comer calorías de mala calidad, comida procesada. Su dieta es insana. Ellas y ellos padecen enfermedades cardíacas, diabetes y obesidad. Como sucede en el mundo, la mayoría de los hambrientos son pequeños productores, y quienes más sufren son las mujeres y los niños.

Un sistema alimentario injusto e insostenible

La causa real de la inseguridad alimentaria, tanto en EUA como en el mundo, es el sistema alimentario dominante; el cual es injusto, insostenible, inequitativo y volátil, controlado por un pequeño grupo de corporaciones monopolistas. Desafortunadamente, en la Reunión Cumbre de Seguridad Alimentaria nada se hizo para confrontar estas injustas leyes y corporaciones inescrupulosas que atentan contra la vida. De hecho, se retrocedió.

La voluntad política en la Reunión era tan baja que ninguno de los presidentes del G-8 se molestó en asistir. El único fue el primer ministro Berlusconi, quien vive en Roma. Impacta la falta de compromiso. Los representantes del G-8 decidieron abandonar la meta de "terminar con el hambre" y decidieron "reducirla a la mitad en el 2015". Sin haber propuesta ni compromiso alguno para lograrlo.

a_agrofules.jpga_agrofules.jpgLa crisis alimentaria no es un fenómeno natural. Es producto de la economía política de producción capitalista industrial dominada por pocas corporaciones, cuyo único objetivo es obtener ganancias, sin importar provocar hambre y muerte. Otros factores que contribuyen a la crisis son la Revolución Verde (colonizar la agricultura campesina y sustituirla por paquetes tecnológicos de semillas genéticamente modificadas, fertilizantes y pesticidas químicos) promovida por filantro-capitalistas (ej. Fundación Gates) en alianza con las corporaciones; la agricultura dedicada a la exportación (produciendo principalmente soja, maíz, caña de azúcar y palma africana) y la concentración de la tierra en pocas manos; el ajuste estructural impuesto por las Instituciones Financieras Internacionales; las semillas genéticamente modificadas y el paquete tecnológico que las acompaña; la producción de agrocombustibles y la especulación.

Si actuamos de inmediato, si nos comprometemos en esta justa lucha podemos triunfar. Existen experiencias positivas de pequeños productores, comunidades campesinas, naciones campesinas y cooperativas, que muestran alternativas efectivas para afrontar la crisis alimentaria. Estos ejemplos demuestran que hay modos de producción agrícola alternativos y sustentables que permiten producir suficientes alimentos, en armonía con el ambiente.

La única posibilidad viable y real es construir la soberanía alimentaria de los pueblos, definida por Vía Campesina como el derecho de todas las personas a una alimentación saludable, culturalmente apropiada y producida sustentablemente, además del derecho de las comunidades de decidir sobre sus propios sistemas agrícolas y alimentarios. La Vía Campesina declaró que la Cumbre de Roma fue un fracaso y exigió que "los gobiernos permitan nuestra participación total en la definición de las políticas y esperamos su completo apoyo en el proceso. Deben comprometerse a implementar políticas efectivas para erradicar el hambre lo más pronto posible".

 
< Ant.   Seg. >