Skip to content
 

Enquisas

Para superar a crise...
 
Reflexións de Joan Subirats, Federico Aguilera e Javier Guitián PDF Imprimir Correo-e
Neste número recollemos citas de Joan Subirats, director do Instituto de Goberno e Políticas Públicas da Universidade Autónoma de Barcelona, de Federico Aguilera, catedrático de Economía Aplicada da Universidade de La Laguna, e de Javier Guitián, catedrático de Botánica da USC.

Hoy en día, "buen gobierno" no es sólo informatizar la burocracia o vigilar las incompatibilidades. Es pensar en cómo desplegar las potencialidades de descentralización y de comunicación. "Buen gobierno" es también una manera de proceder en la que se busca el implicar en la acción de dirección colectiva a actores muy diversos, que se influyen mutuamente desde una lógica de respeto y de reconocimiento mutuo.

 "Buen gobierno" es el resultado de la labor de muchas instituciones de gobierno en España, de sus distintas esferas autonómicas y locales. Y también es el resultado de otras muchas instituciones, organizaciones y entidades que trabajan y colaboran en resolver problemas públicos desde su compromiso público.

 "Buen gobierno", por tanto, es el reconocimiento que los poderes públicos no pueden cambiar las cosas por sí solos. "Buen gobierno" implica reconocer que para que se hagan cosas no sirve sólo la jerarquía y la autoridad, sino también la deliberación, la participación social y el acuerdo social. Cuanto más reforcemos la capacidad social y ciudadana de exigir transparencia y rendición de cuentas, mejor funcionará todo. En definitiva, "buen gobierno" implica modestia y voluntad de aprendizaje colectivo.

Tras las elecciones del 14 de marzo del 2004, Zapatero afirmó: "El poder no me va a cambiar". Esperemos que con la misma determinación nos retorne en el 2012 unas administraciones públicas que hayan cambiado notablemente sus formas de proceder.

Joan Subirats es catedrático de Ciencia Política y director del Instituto de Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad Autónoma de Barcelona. En Poder y buen gobierno (El Pais, 27 de marzo de 2008).

Nos últimos tempos hai unha crecente preocupación pola conservación da paisaxe en Galicia; anúnciallenos unha lei para a súa protección, a constitución dun observatorio a tal fin e convócanse numerosos foros de debate. Os pasados días visitei cun grupo de amigos a estrada que une Quiroga co Camiño de Santiago, a través dun dos nosos espazos incluídos na Red Natura, e asegúrolles que o espectáculo vale a pena. Trátase dun catálogo de barbaridades único: verteduras ao río, tallas de árbores centenarias, taponamiento de vales, etcétera, que, ademais de infrinxir as leis, supoñen un grave atentado contra a paisaxe e o sentido común. Créanme se lles digo que dubido que exista en Europa algún espazo protexido nunha situación similar.

Ignoro se estas imaxes móstranse nos citados foros, pero teño moi claro que mentres os expertos reúnense, a destrución segue avanzando en moitos puntos do país sen que a ninguén pareza importarlle. Se realmente queren acabar coas agresións á paisaxe basta con facer cumprir as abundantes leis que impiden estes desmáns, e se de reunións sobre a paisaxe trátase, o máis acertado sería convocar aos fiscais e aos xuíces para que sexan cidadáns, empresas ou autoridades os responsables, a única vía para que reaccionen é a penal. O demais, palabrería.

Javier Guitián, catedrático de Botánica da Universidade de Santiago. En  Falemos de paisaxe   (La Voz de Galicia, 24 de Abril de 2008).



Es evidente que mucha gente percibe esta relación entre deterioro de la calidad de la democracia y deterioro ecológico aunque no se atreva a expresarla o explicitarla, o no sepa hacerlo. Por otro lado, hablar de deterioro de la calidad de la democracia puede hacer pensar que en algún momento anterior hemos alcanzado niveles de democracia que ahora estamos perdiendo. En mi opinión, no es así, pero sí existe un interés deliberado en hacernos creer que la democracia ya está consolidada puesto que podemos votar. "Vota y calla" sería la esencia de esa democracia electoral, como señala Amartya Sen.

Además de un aspecto institucional, en el sentido del papel del Parlamento, de los partidos políticos y de los ayuntamientos y gobiernos autonómicos, existe otra cuestión clave: la actitud de los ciudadanos, en el sentido de si éstos adoptan o no los valores y comportamientos democráticos. Ambos aspectos son muy débiles. "(...) el proceso de plena institucionalización de la democracia (y la consiguiente interiorización de sus reglas de juego, convertidas en conducta habitual de los agentes) ha sido mucho más arduo, lento y contradictorio. Lo es en todas partes. En Italia no se ha conseguido del todo, al cabo de cincuenta años; y los italianos han tenido que reconstituir su república, por así decirlo, de nuevo. En España, casi veinte años después de la Transición, el clima de corrupción político- financiera y de desdén por la ley ha generado una crisis política de enorme gravedad, aún por cerrar definitivamente". (Víctor Pérez Díaz, La esfera pública y la sociedad civil, Taurus, Madrid, 1997).

Lo más grave es que no sólo no se ha cerrado sino que, en los últimos años, se ha ahondado gracias a la economía del "pelotazo" y a una sociedad "marbellizada", con unos partidos políticos más atentos a los intereses empresariales que a los sociales y cada vez más alejados de los problemas que realmente preocupan a los ciudadanos. Además, no se trata sólo de la corrupción urbanística y de sus secuelas y antecedentes, sino también de la corrupción relacionada con decisiones sobre la construcción de costosísimas e innecesarias infraestructuras de todo tipo financiadas con fondos públicos. Si la necesidad de esas infraestructuras no está razonablemente justificada, como ocurre en la mayoría de los casos, su construcción se puede entender como un indicador de baja calidad democrática.

Federico Aguilera Klink, catedrático de Economía Aplicada da Universidade de La Laguna y Premio Nacional de Economía y Medio Ambiente 2004. En Calidad de la democracia, economía y medio ambiente (Daphnia 45, primavera 2008). 


 

 

 

 
< Ant.   Seg. >